Cuándo el Oso Hiberna, el Olivo Agosta

imagen de aceituna

Esta curiosidad del olivo, es admirable, no hay nada más sabio que la naturaleza.
Lo mismo que el oso hiberna el olivo agosta.

En julio ha terminado la fase de endurecimiento del hueso y crecimiento de la aceituna, con
40º a la sombra y poca humedad del suelo, llega el momento del PARÓN estival.

La aceituna, con sus células ya multiplicadas y el hueso endurecido, se agostará hasta
mediados del mes de agosto cuando la oliva de nuevo despierta y comenzará su fase de
formación de ácidos grasos, que concluirá en el envero, allá por el mes de noviembre.
Ahora las hojas como que se cierran y ralentizan la transpiración a la espera de temperaturas
más suaves. ¿No es increíble?

Pero la mano del hombre interviene para garantizar la cosecha y así la historia es diferente
porque con el riego, la oliva sigue evapotranspirando y la aceituna sigue andando, por esta
razón, las producciones de regadío son mayores y en épocas de mucha sequía las aceitunas
engordan y se consigue más cosecha.

Podemos apreciar el aspecto ceroso de la aceituna que se prepara así para pasar el duro
verano. Este brillo de la aceituna en este momento se debe al ÁCIDO MASLÍNICO que se
encuentra en la piel.
Esta sustancia guarda saludables secretos: es un potente anticancerígeno
capaz de aniquilar las células tumorales, así lo demostró un grupo de investigadores de las
universidades de Jaén, Granada y Barcelona en el año 2016.


¿Has encontrado otro fruto tan fascinante como éste?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.